Inicio » Libros en Espanol » Autoayuda » El mapa para alcanzar el éxito

El mapa para alcanzar el éxito

pdf maxwell_john_c._-_el_mapa_para_alcanzar_el_exito 584.77 Kb

 

 Hace varios años, mientras hojeaba la revista Success[Éxito], encontré un estudio que
hizo Gallup -organización dedicada a hacer investigaciones- acerca de lo que la gente
piensa que es el éxito. Esto me llamó la atención pues siempre me he interesado por ayudar
a que otros alcancen el éxito, y quería saber lo que Gallup había recogido en su encuesta.
Las respuestas se dividían en doce categorías, pero la respuesta número uno era «buena
salud». El cincuenta y ocho por ciento de las personas identificaban esto con el éxito, por
sobre cualquier otra cosa. No sé qué piensa usted, pero yo valoro la buena salud, y he
tenido la bendición de gozarla. Pero si tuviera solo buena salud y nada más, no sé si diría
que he tenido éxito.

EL VIAJE ES MÁS DIVERTIDO SI SABE HACIA DÓNDE VA

Hace varios años, mientras hojeaba la revista Success[Éxito], encontré un estudio que
hizo Gallup -organización dedicada a hacer investigaciones- acerca de lo que la gente
piensa que es el éxito. Esto me llamó la atención pues siempre me he interesado por ayudar
a que otros alcancen el éxito, y quería saber lo que Gallup había recogido en su encuesta.
Las respuestas se dividían en doce categorías, pero la respuesta número uno era «buena
salud». El cincuenta y ocho por ciento de las personas identificaban esto con el éxito, por
sobre cualquier otra cosa. No sé qué piensa usted, pero yo valoro la buena salud, y he
tenido la bendición de gozarla. Pero si tuviera solo buena salud y nada más, no sé si diría
que he tenido éxito.

He descubierto que frecuentemente a la gente se le hace difícil definir el éxito. Pero si
no sabe lo que es el éxito, ¿cómo va a alcanzarlo? Por eso quiero ayudarle a identificar una
definición de éxito que le ayude: el éxito es un viaje.

Permítame comenzar a ilustrarlo contándole una historia. Hace algunos meses, estaba
frente a los setenta y cuatro empleados de INJOY -la organización que fundé en 1985 para
enseñar liderazgo y desarrollo personal- y me preparaba para darles algunas noticias que
sabía iban a ser estimulantes para algunos y desalentadoras para otros. Les iba a decir que
dentro de un año mudaríamos la empresa desde San Diego, California a Atlanta, Georgia.
Dick Peterson -el presidente de INJOY- y yo habíamos estado conversando por cerca de
seis meses sobre la posibilidad de mudar la empresa. Había comenzado como una
conversación causal del tipo «Y qué si …», pero después empezamos a darle un
pensamiento más serio. Pesamos las ventajas y pedimos a nuestro director de finanzas que
hiciera algunos cálculos. Conversamos sobre las oportunidades que nos traería. Y
finalmente concluimos que la mudanza a Atlanta hacía sentido en términos profesionales,
logísticos y económicos. Sabíamos que si queríamos alcanzar un nuevo nivel de
crecimiento y desarrollo, no solo como empresa, sino como individuos, necesitábamos
hacer el cambio.

Esa fue una decisión muy difícil en muchos aspectos. Nunca esperé salir de San Diego.
Desde el día que nos mudamos aquí desde Indiana, mi esposa Margaret y yo sentimos que
estábamos en casa. Es el único hogar que nuestros hijos, Elizabeth y Joel Porter, han
conocido. Pero a pesar de lo mucho que nos gustaba vivir en San Diego, estábamos
dispuestos a hacer el sacrificio de mudarnos para alcanzar un mayor éxito.
Nuestra preocupación más grande era la gente del equipo de INJOY. No sabíamos
cómo reaccionarían. San Diego es una de las ciudades más hermosas del país, y el clima es
perfecto. Muchos de nuestros empleados eran oriundos de San Diego, y tenían muchas
razones para quedarse en su ciudad.

Mientras me preparaba para hablar a los empleados, había una energía ruidosa en la
sala. No nos habíamos reunido como grupo en casi un año, y podía ver el entusiasmo y la
expectación en muchos rostros.

«Compañeros, quiero que me presten atención», comencé. «Tengo una importantísima
noticia que darles. En un año, a partir de este momento, estaremos mudando a INJOY para
Atlanta». Pude observar toda una gama de reacciones. Algunos parecían escandalizados.
Otros, se veían como si les hubiesen dado un golpe en el estómago. Jayne Hansen, una de
nuestras mejores representantes de servicio al cliente, tenía los ojos muy abiertos, el
mentón caído y tosió cada ocho a diez segundos durante el primer minuto que hablé.
Nuestros gerentes dieron muestras de alivio: habían guardado el secreto durante semanas.
Durante cincuenta y cinco minutos, Dick Peterson y yo explicamos todas nuestras
razones para la mudanza, dimos estadísticas e informaciones sobre Atlanta, les mostramos
un video de la Cámara de Comercio de Atlanta. Les dijimos que todo el que quisiera ir a
Atlanta tendría trabajo en cuanto llegara. Luego presentamos a dos personas que habíamos
traído de la mejor agencia de bienes raíces de esa ciudad para contestar preguntas.

DISPOSICIÓN DE EMPRENDER EL VIAJE

No estábamos seguros de la reacción que tendría nuestro personal. Estábamos
proponiendo una mudanza que cambiaría radicalmente sus vidas. ¡Qué sorpresa cuando
más del 90% del grupo dijo que se mudaría o por lo menos consideraría la mudanza a
Atlanta! Estaban dispuestos a emprender el viaje.

Esto me puso a pensar. ¿Por qué tantos de ellos estaban dispuestos a ser desarraigados,
dejando todo lo que les era familiar, incluyendo a familiares y amigos, para mudarse al otro
extremo del país? Llegué a la conclusión que estaban dispuestos a ir por cuatro razones:
1. Les dimos un cuadro del lugar al que iban
Mientras Dick, los dos agentes de bienes raíces y yo hablamos a nuestra gente, les
dimos un cuadro de nuestro futuro en Atlanta: el ambiente positivo de trabajo, el mayor
número de vidas que podríamos alcanzar, la mejor calidad de vida y la oportunidad que
como empresa tendríamos para ascender a un nuevo nivel. Podían verlo todo, los beneficios
personales y los de la empresa.

2. Respondimos sus preguntas
La perspectiva de emprender un viaje puede crear inseguridad y provocar numerosas
preguntas. Nuestra gente quería saber dónde localizaríamos las oficinas, cómo eran las
escuelas de Atlanta, cómo era el mercado de bienes raíces, las atracciones culturales y de
diversión disponibles en la ciudad, la estructura estatal de impuestos, y así sucesivamente.
En esa primera reunión, pudimos responder casi todas sus preguntas.

3. Habían experimentado el éxito personal en sus
vidas
Como equipo, INJOY tenía éxito, y lo mismo ocurría con las personas. Eran
responsables del éxito de la empresa y al mismo tiempo disfrutaban de los frutos de ese
éxito. Tenían el sentido de propósito. Estaban creciendo personalmente. Y estaban
ayudando a otros.

4. Ya no eran los de antes y querían seguir teniendo
importancia
Un par de semanas antes del anuncio de la mudanza, oí a Patty Knoll, una de nuestras
empleadas, decir: «Me gusta trabajar en INJOY, y ayudar a tantas personas a través de lo
que hacemos. No puedo imaginarme trabajando en otro lugar». Cuando una persona ha
probado el éxito y se da cuenta que sus esfuerzos son importantes, es algo que jamás olvida
y que nunca quiere dejar. El hacer la diferencia en la vida de otros, cambia su perspectiva
de la vida y sus prioridades.

Quizás se esté diciendo: «¡Fantástico! Qué bueno que su gente quiera mudarse a
Georgia. Pero, ¿qué tiene que ver eso conmigo? ¡Yo no voy en ese viaje a Atlanta! ¿Y qué
de la definición de éxito?»
Es cierto que usted no se va a mudar para Atlanta, pero se está preparando para irse en
un viaje -el viaje del éxito- y ese viaje tiene el potencial de llevarlo muy lejos, quizás más
lejos que lo que usted ha soñado. Para emprenderlo, usted necesitará las mismas cosas que
necesitó el personal de INJOY: un cuadro del lugar al que va, respuestas a sus preguntas
sobre el éxito, conocimiento de lo que es el éxito, y la capacidad de cambiar y seguir
creciendo.

El éxito es para todos
Mi deseo es proveerle estas herramientas en este libro. Quiero ayudarle a descubrir su
cuadro personal del éxito, enseñarle lo que significa estar en el viaje hacia el éxito,
responder muchas de sus preguntas, y equiparlo con lo que necesitará para cambiar y seguir
creciendo. En el proceso, usted descubrirá que el éxito es para todos: el ama de casa y el
hombre de negocios; el estudiante y el que está próximo al retiro; el atleta y el pastor de una
iglesia local; el obrero y el empresario.

El cuadro tradicional del éxito
El problema para la mayoría de las personas que quieren ser exitosas no es que no
puedan alcanzar el éxito. El principal obstáculo es que lo entienden mal. Maltbie D.
Babcock dijo: «Uno de los errores más comunes, y el más costoso, es pensar que el éxito
se debe a algún genio, a algo mágico o alguna otra cosa que no poseemos».
¿Qué es el éxito? ¿Cómo es? La mayoría tiene un cuadro vago de lo que significa ser
una persona de éxito y se parece a algo como esto:
La riqueza de Bill Gates,
el físico de Arnold Schwarzenegger,
(o de Cindy Crawford),
la inteligencia de Albert Einstein,
la habilidad deportiva de Michael Jordan,
las proezas comerciales de Donald Trump,
la gracia y presencia social de Jackie Kennedy,
la imaginación de Walt Disney y
el corazón de la madre Teresa.
Eso suena absurdo, pero está más cerca de la verdad de lo que nos gustaría admitir.
Muchos de nosotros visualiza el éxito con parecerse a otra persona. Pero es obvio que usted
y yo no podemos ser algo distinto de lo que somos, y especialmente no podemos ser ocho
personas. Más importante que esto: no debe desear tal cosa. Si trata de ser como una de
esas personas, usted no tendría éxito. Sería una mala imitación de ellos, y eliminaría la
posibilidad de ser la persona que usted debe ser.

Cuadro erróneo del éxito
Aun si evita la trampa de pensar que el éxito consiste en ser como otra persona, todavía
podría tener un concepto erróneo de lo que es. Francamente, la mayoría de las personas lo
mal interpreta. Lo identifican -por error- con algún logro, con alcanzar una meta o cumplir
un objetivo. A continuación los conceptos erróneos más comunes acerca del éxito:
Riqueza
Posiblemente, el malentendido más común sobre el éxito es pensar que es lo mismo que
tener dinero. Muchas personas creen que si acumulan riquezas, serán exitosos. Pero la
riqueza no produce satisfacción ni éxito.

Al empresario John D. Rockefeller, un hombre tan rico que regaló más de 350 millones
de dólares durante su vida, se le preguntó una vez cuánto dinero necesitaría para quedar
satisfecho. Su respuesta: «Solo un poco más». El rey Salomón, del antiguo Israel, de quien
no solo se dice fue el hombre más sabio sino también el hombre más rico que haya existido,
afirma: «Quien ama el dinero, de dinero no se sacia.Quien ama las riquezas nunca tiene
suficiente».

En el mejor de los casos, la riqueza y lo que esta trae, son cosas fugaces. Por ejemplo,
en 1923, un pequeño grupo de los hombres más ricos del mundo se reunieron en el Hotel
Edgewater Beach de Chicago, Illinois. Eran la elite de la riqueza y del poder. En aquel
tiempo, ellos controlaban más dinero que la cantidad total existente en el Tesoro de los
Estados Unidos. Esta es una lista de los que estuvieron allí y lo que a la larga les ocurrió:
• Schwab, presidente de la industria independiente de acero más importante: murió en la
bancarrota.
• Arthur Cutten, el más grande de los especuladores de trigo: murió insolvente en el
extranjero.
• Richard Witney, presidente de la Bolsa de Valores de Nueva York: murió poco después
de ser puesto en libertad de la prisión de Sing Sing.
• Albert Fall, miembro del gabinete de un presidente de los Estados Unidos: se le indultó
de la prisión para que muriera en su hogar.
• Jess Livermore, el «oso» más grande de Wall Street: se suicidó.
• Leon Fraser, presidente del Bank of International Settlements: se suicidó.
• Ivar Kreuger, jefe del monopolio más grande del mundo: se suicidó.
Hasta el millonario griego, Aristóteles Onassis, que conservó su riqueza y murió a edad
avanzada, reconoció que el dinero no es equivalente al éxito. El sostuvo que «después que
llegas a cierto punto, el dinero pierde importancia. Lo que importa es el éxito».
Un sentimiento especial
Otro concepto equivocado es que una persona ha alcanzado el éxito cuando se siente
exitosa o feliz. Pero tratar de sentir el éxito es probablemente más difícil que tratar de
hacerse rico. Miremos, por ejemplo, al magnate de bienes raíces Donald Trump. Él dijo:
«La verdadera medida del éxito es cuán feliz eres. Tengo muchos amigos que no tienen
mucho dinero, pero son mucho más felices que yo, de modo que puedo decir que
probablemente son más exitosos». Trump, a quien muchos consideran exitoso, cree que la
felicidad es el éxito. Quizás sus felices amigos piensen que él es quien ha tenido éxito. Esta
creencia demuestra que muchas personas igualan el éxito con lo que no tienen.

La búsqueda continua de la felicidad es una de las principales razones por la que
muchas personas se sienten miserables. Si haces de la felicidad tu meta, estás destinado a
un fracaso seguro. Estarás continuamente en una montaña rusa, y pasarás del éxito al
fracaso con cada cambio de humor. La vida es incierta y las emociones inestables. No se
puede descansar en la felicidad como la medida del éxito.

Si hace de la felicidad su meta,
ciertamente está destinado
a fracasar
Posesiones específicas y valiosas
Piense en el pasado, en su niñez. Es posible que haya habido momentos en los que
deseó algo con todo el corazón, y creyó que si lo obtenía, esto haría una diferencia
importante en su vida. Para mí, fue una bicicleta Schwinn color vino tinto y plateada.
Cuando tenía nueve años, lo que estaba de moda en el vecindario era hacer carreras en
bicicleta. Teníamos carreras cortas para decidir quien era el más veloz y hacíamos rampas
de madera para ver quién saltaba más lejos. Algunos sábados hacíamos un mapa con una
ruta a campo traviesa que nos llevaba a recorrer media ciudad de ida y vuelta. ¡Qué bien la
pasábamos con nuestras bicicletas!

En aquel tiempo, corría una bicicleta vieja que había sido de mi hermano Larry, y tenía
problemas para mantenerme en línea con algunos de los niños que tenían bicicletas más
nuevas. Imaginaba que si tenía esa bicicleta Schwinn nueva, podría estar entre los mejores.
Tendría la bicicleta más nueva, más rápida y más linda de todos mis amigos, y los haría
tragar el polvo que levantaría.

En la mañana de Navidad de ese año, cuando fui a mirar lo que había en el árbol, tuve
una visión de lo que debía ser una bicicleta. Eso era antes, cuando las bicicletas eran
bicicletas. Eran sólidas como tanques. Y la mía tenía todo lo que pudiera desear: faldones
en los tapabarros, cromo, campanillas, luces: una joya. Por un tiempo estuve feliz. Amé esa
bicicleta y pasé largas horas corriéndola. Pero pronto descubrí que no me dio el éxito ni la
satisfacción que había deseado y esperado.

Ese proceso se ha repetido muchas veces en mi vida. Descubrí que el éxito no llegó
cuando fui titular del equipo de baloncesto del colegio, ni cuando fui presidente del centro
de estudiantes de la universidad, ni cuando compré mi primera casa. Nunca ha llegado
como resultado de poseer algo que deseé. En el mejor de los casos, las posesiones son un
activo temporal. El éxito no se alcanza ni se mide de esa manera.

Poder
Charles McElroy bromeó en una ocasión: «El poder es usualmente reconocido como un
excelente antidepresivo de corta duración». Esa afirmación contiene una gran dosis de
verdad, pues el poder suele dar la apariencia de éxito, pero aún así, es solo transitoria.
Quizás haya escuchado antes la cita del historiador inglés Lord Acton: «El poder tiende
a corromper; el poder absoluto corrompe absolutamente». Abraham Lincoln hizo eco de esa
creencia cuando dijo: «Casi todo hombre puede resistir la adversidad, pero si quieres probar
el carácter de un hombre, dale poder». El poder es realmente una prueba de carácter. En
manos de una persona íntegra, es un gran beneficio; en manos de un tirano, causa una
terrible destrucción. En sí mismo, el poder no es positivo ni negativo. No es fuente de
seguridad ni de éxito. Además, todos los dictadores -aun los benevolentes- eventualmente
pierden el poder.

Logro
Muchos tienen lo que llamo la «enfermedad del destino». Creen que si llegan a alguna
parte-obtienen una posición, alcanzan una meta o tienen una relación con la persona
adecuada-serán exitosos. En algún momento, tuve una opinión similar del éxito. Lo definía
como el logro de una meta predeterminada que valía la pena. Pero con el paso del tiempo
comprendí que esa definición se quedaba corta.

No hay dos personas que tengan
el mismo cuadro de lo que es
el éxito
El simple hecho de alcanzar unas metas no garantiza el éxito ni la satisfacción. Mire lo
que ocurrió con Michael Jordan. Hace unos años atrás, decidió retirarse del baloncesto,
diciendo que había logrado todas las metas que se había propuesto. Entonces se fue a jugar
béisbol en las ligas menores, pero no por mucho tiempo. No podía estar alejado del
baloncesto. Jugar el juego, estar en medio de la acción, era lo importante. ¿Puede verlo? El
éxito no es una lista de metas que se van tachando una tras otra. No es llegar a un destino.
El éxito es un viaje.

(Visited 108 time, 6 visit today)

7 Replies to “El mapa para alcanzar el éxito”

  1. Mireya Lamas

    El mapa para alcanzar el éxito
    🙂 El mapa para alcanzar el éxito Maxwell Johm, buen libro es muy cierto a veces andamos en busca del éxito, y lo tenemos allí, pero no planificamos, por lo tanto no logramos definir nuestras metas.

  2. alejandra leyva

    el mapapara alcanzar el exito de maxwell jhom
    :cheer: es muy bueno la verda es que habemos personas que tenemos el exito aun lado y en verdad no sabemos que esta ahi y nos concentramos en buscarlo en otro lado.

  3. sil

    :cheer: debemos hacer que nuestro propio exito sea mantener un vienestar proyectando a un futuro digno cumpliendo metas,siempre y cuando nuestro bien no modifique el bien del otro.-
    Muy bueno

  4. jorge ramirez

    el mapa para alcanzar el exito
    Es el primer libro que descargo espero encontrar algunos buenos consejos para la vida jeje..

  5. willy

    padre pobre padrerico
    fantastico indispensable para cualquier pesona que realmente quiera transformar su forma de conseguir el dinero.