Inicio » Libros en Espanol » Teatro » La casa del Tahur

La casa del Tahur

pdf amescua_mira_de_-_la_casa_del_tahur 357.74 Kb

 

 Hijo, que único heredero de mi casa y de mi honor has nacido, no es amor la pasión con que te quiero. Un afecto es, más asido al alma.  Aunque dije mal –amor es, mas sin igual. Amor singular ha sido. La escuela de mis verdades y consejos te ha crïado, pero tu error te ha llevado por juegos y mocedades. Jugabas lo que tenías, y no tenías también, y tierno quisiste bien cuantas mujeres veías.

Lee esta obra de teatro online>>

 

Hijo, que único heredero
            de mi casa y de mi honor
            has nacido, no es amor
            la pasión con que te quiero.
              Un afecto es, más asido
            al alma.  Aunque dije mal
            –amor es, mas sin igual.
            Amor singular ha sido.
              La escuela de mis verdades
            y consejos te ha crïado,
            pero tu error te ha llevado
            por juegos y mocedades.
              Jugabas lo que tenías,
            y no tenías también,
            y tierno quisiste bien
            cuantas mujeres veías.
              Contrario amor suele estar
            al juego, y en tu sosiego
            ni el amor divirtió el juego
            ni el jugar venció al amar.
              En una y [en] otra guerra,
            que el juego y amor son lides,
            siempre estabas como Alcides,
            un pie en el mar, otro en tierra.
              Remedio, por mil caminos,
            intenté en vano a mi pena,
            y al fin hallé el que refrena
            juveniles desatinos.
              Caséte con Isabela
            de quien fui tutor y a quien
            ha aprovechado más bien
            la doctrina de mi escuela.
              En su rostro, en su cordura,
            con singular eminencia,
            aun están en competencia
            la virtud y la hermosura.
              Ha durado la alegría
            en tu casa, en quien estoy
            como huésped, hasta hoy.
            Éste es el octavo día.
              En la casa del tahur
            se dice que dura poco.
            Pues ya los umbrales toco
            de la muerte, y su segur
              siento casi a la garganta,
            ¡dulce muerte me acomoda!
            Haz cuenta que siempre es boda.
            Dure, oh hijo, esta paz santa.
              Yo, en mi casa y retirado,
            mirar tu enmienda pretendo;
            procedo bien advirtiendo
            que ya mi hacienda te he dado.
              Tuya es ya la renta mía;
            no tengo más que dejarte.
            Sólo reservo la parte
            que al alma me convenía.
              Si le perdieres, apela
            al hospital y no a mí.
            Hacienda y mujer te di.
            Buen dote trujo Isabela.
              Bien sé que cuerdo dispones
            el gobierno de tu casa;
            que el error del joven pasa
            con nuevas obligaciones.
              Bien sé que el dichoso estado,
            en que ya vives contento,
            despierta tu entendimiento
            y nueva razón te ha dado;
            pero nunca inútil es
            el buen consejo.
ALEJANDRO:    Señor,
            agradecido a ese amor,
            beso mil veces tu pies.
              Yo con Isabela vivo,
            preso de amor.  ¿Qué cuidado
            vencerá un enamorado?
            ¿Ni qué juego al que es cautivo?
              Mucho estimo tus consejos,
            que al fin me doctrinan y aman.
            Vejeces los mozos llaman
            lo que prudencia los viejos;
              pero a mí ya me recrea
            tu elección.  No la condeno,
            que siempre el consejo es bueno
            aunque menester no sea.

Adentro ROQUE y dos MÚSICOS

ROQUE:        Brindis, sos músicos.
MÚSICO 1:     Mía es la obligación. 
            Espera,ya la paga.
ROQUE:        ¡Oh, quién tuviera
            una boda cada día!
MARCELO:      Tus amigos te visitan
            si te alegran tus crïados.
            Yo me voy, hijo.  Los hados
            vida feliz te permitan.

Vase [MARCELO].  Salen don DIEGO, don LUIS, y
CARLOS

DIEGO:        Aun huele a boda la casa.
ALEJANDRO:  ¡Oh, don Diego!  ¡Oh, don Lüís!
            ¡Qué tarde a verme venís!
LUIS:       Mientras que la octava pasa
            de esta doméstica fiesta,
            no era ocuparte razón.
ALEJANDRO:  La amistad, la obligación,
            en ningún tiempo molesta.
            ¿Quién es aquel gentilhombre?
DIEGO:      De Sevilla y caballero,
            y nuestro amigo.
ALEJANDRO:    Yo quiero
            que mío también se nombre.
LUIS:         Hanos dado a conocer
            una dama sevillana…
            No mujer, no cosa humana…
            Ángel es, que no mujer.
              Aquí a Madrid ha venido
            con su madre a proseguir
            ciertos pleitos.
DIEGO:        Y a decir
            que sola Sevilla ha sido
            la madre de la hermosura.
LUIS:       Con este conocimiento
            de Carlos, en su aposento,
            en amistad casta y pura,
            tenemos conversación.
            Rífanse dulces y aloja,
            y pasamos la congoja
            de las siestas.
ALEJANDRO:    No es razón,
            señor Carlos, que yo sea
            de tal amistad ajeno.
CARLOS:     Si para servir soy bueno,
            serviros mi alma desea.
ALEJANDRO:    Mi persona y esta casa
            están a vuestro servicio.

Salen los dos MÚSICOS y ROQUE con una taza y un
jarro

ROQUE:        ¡No es boda donde hay jüicio!
DIEGO:        ¡Hola!  ¡Mirad lo que pasa!
ALEJANDRO:    Roque y dos músicos son.
            Mi boda están celebrando,
            más bebiendo que cantando.
LUIS:         No es mala la ocupación
            si cantan mal, pues bebiendo
            no cantarán.
ALEJANDRO:    Son malditos.
ROQUE:        No es, oh músicos mosquitos,
            voz la vuestra sino estruendo.
            Zumbadme en estos oídos,
            bailaré.
ALEJANDRO:    ¡Loco, despierta!
ROQUE:        La boca sola está alerta
            mientras duermen los sentidos.
ALEJANDRO:    ¿A qué habéis salido aquí?
ROQUE:      Para danzar, ¿no lo ves?,
            en tus bodas.
ALEJANDRO:    ¡Lindos pies de danzar!
LUIS:         Serán ansí bacanales, no himeneos.
ROQUE:        ¿No veis los que representan?
            ¡Qué bailecillos inventan
            de visajes y meneos!
            En ellos, si consideras,
            dos diferencias se ofrecen;
            que allá borrachos parecen
            y aquí lo estamos de veras.
              Allá se dejan caer,
            tuercen el cuerpo al desgaire,
            dan traspiés, burlan del aire
            que el danzar debe tener.
              ¿Qué oficios hay inventados
            que no se imiten allí?
            Parecen, bailando ansí,
            o locos o endemoniados.
              No hay cosa en la vida humana
            que no baile a su despecho.
            La matemática han hecho
            bailarina escarramana.
              Una araña, roja y fiera,
            en Italia he visto yo,
            y cualquiera que picó
            baila de aquesta manera.
              Y pienso que no se engaña
            un señor muy avisado
            que dice que se han pasado
            las tarántulas a España.
ALEJANDRO:    Y aun hacen esos errores,
            que en España renovemos
            bailes que culpados vemos
            en los antiguos autores.
ROQUE:        Cantad, músicos panarras,
            que ya me voy meneando.
MÚSICO 1:     Reventaremos cantando.
ROQUE:        Eso hacen las cigarras.

 

(Visited 42 time, 8 visit today)