Inicio » Libros en Espanol » Teatro » Darlo todo y no dar nada

Darlo todo y no dar nada

Presiona aquí para descargar “Darlo todo y no dar nada”>>

 

Es una obra de teatro poética de autor Pedro Calderón de la Barca.

Lee las primeras páginas online>>

JORNADA PRIMERA

Suenan por una parte cajas, y por otra instrumentos
músicos, y mientras dicen los primeros versos, sale
DIÓGENES, viejo venerable, vestido pobremente, con una
botija de barro en la mano

UNOS:       El grande Alejandro viva…   Dentro
MÚSICA:     Viva el gran Príncipe nuestro…
UNOS:       cuyos lauros…
MÚSICA:                         cuyos triunfos…
UNOS:       siempre invictos…
MÚSICA:                            siempre excelsos…
UNOS:       a voces van diciendo…
MÚSICA:     que a su imperio le viene el mundo
estrecho.
TODOS:      s todo el mundo es línea de su imperio.

ALEJANDRO:     Haga el ejército alto        Dentro         
            en estos campos amenos,
            a vista de Atenas, griega
            patria de ciencias e ingenios.
UNO:        Haga repetida salva               Dentro    
            la música, confundiendo
            en instrumentos sonoros
            militares instrumentos.

Toca la caja

UNOS:       Alto, y pase la palabra.
OTROS:      Alto, y prosigan los versos.
TODOS:      El grande Alejandro viva,
            viva el gran Príncipe nuestro.
DIÓGENES:  ¡Qué contrarias armonías,
            en no contrarios acentos,
            aquí de estruendos marciales,
            aquí de dulces estruendos,
            la esfera del aire ocupan,
            hasta penetrar el centro
            deste pobre albergue, donde
            yo, reino y rey de mí mesmo,
            habito sólo conmigo,
            conmigo solo contento!
            Mas ¿quién me mete en dudarlo,
            sea lo que fuere, puesto
            que no me puede añadir
            ni gusto ni sentimiento
            el saber con qué razón
            su media razón del eco
            suena en su cóncavo espacio
            una y otra vez diciendo:

Cantan DIÓGENES y TODOS

TODOS:      que a su imperio le viene el mundo estrecho,
            pues todo el mundo es línea de su imperio.

Sale CHICHÓN

CHICHÓN:    Por esta parte me dicen
            que una fuente hay, y aunque tengo
            trabada lid con el agua
            por haber mi casa hecho
            alïanza con el vino,
            la he de buscar con todo eso;
            que el cansancio con que entramos
            en Grecia marchando, muertos
            de sed y calor, bien puede
            honestar la tregua, siendo
            en Grecia agua mi socorro
            mientras no hallo vino greco.
            ¿Por dónde irá la bellaca?
            Pero aquí hay gente. — Buen viejo,
            decidme hacia dónde corre
            una fuente, que deseo,
            por más que corra, alcanzarla,
            bien que dudando y temiendo,
            cuando la busco rabiando,
            el que la he de hallar riendo.
DIÓGENES:   Venid conmigo, que yo
            allá voy, a cuyo efecto
            me halláis, ya lo veis, cargado
            deste rústico instrumento.
CHICHÓN:    “Moza de cántaro” ya
            dijo no sé qué proverbio;
            viejo de cántaro, no
            lo dijo hasta hoy; pues ¿qué es esto?
            ¿No hay quien venga en vuestra casa
            por agua sino vos?
DIÓGENES:                      Necio
            debéis de ser.
CHICHÓN:                    ¿Y de qué
            lo inferís?
DIÓGENES:               De que, si puedo
            servirme yo a mí, culpéis
            que otro no me sirva, puesto
            que sólo está bien servido
            el que se sirve a sí mesmo.
CHICHÓN:    ¿Mal fardado y sentencioso,
            pobretón y circunspecto?
            ¿Sois filósofo?
DIÓGENES:                    No sé
            más de que quisiera serlo.
CHICHÓN:    Pues, en tanto que llegamos,
            decid, ansí os guarde el cielo,
            ¿cómo, cuando estas campañas
            están con tantos diversos
            aplausos de paz y guerra
            cubiertas, vos, acudiendo
            a tan civil ejercicio,
            vais penetrando lo espeso
            destos montes, apartado
            de tanto heroico comercio,
            sin que la curiosidad
            os lleve siquiera a verlo?
DIÓGENES:   Pues ¿qué hay que ver?
CHICHÓN:                          ¿Qué hay que ver?
            Cuando no fuera el inmenso
            aparato, con que vuelve,
            coronado de trofeos,
            un ejército triunfante
            de toda Persia, trayendo
            prisioneras a las hijas
            de Darío, su supremo
            rey, que, puesto en fuga, él solo
            escapó su vida huyendo;
            cuando no fuera el aplauso
            con que le recibe el pueblo
            en estas montañas, donde
            ha de alojarse este invierno;
            ¿el ver no más a Alejandro
            no bastaba, a cuyo esfuerzo,
            como estas canciones dicen,
            viene todo el mundo estrecho,

(Visited 102 time, 13 visit today)