Inicio » Libros en Espanol » Literatura Clasica » La Plata de Britania (Falco I) – Lindsey Davis

La Plata de Britania (Falco I) – Lindsey Davis

Presiona aquí para descargar el libro La Plata de Britania>>

la plata de britaniaLa plata de Britania es una novela de la escritora británica Lindsey Davis, del género ficción histórica policial. Esta es la primera novela de la serie de libros dedicado al informante romano Marco Didio Falco, ambientados en la época del emperador Vespasiano. En esta primera novela se introducen los principales personajes y se establecen las primeras relaciones entre los mismos que se irán desarrollando a lo largo de toda la serie.

Lee las primeras páginas de este libro online>>

 

EN EL PALACIO IMPERIAL

Vespasiano Augusto: Individuo jovial y entrado en años, que

ha surgido de la nada y se ha convertido

en emperador de Roma.

Tito César: Treinta años. Hijo mayor de

Vespasiano, hombre popular y

brillante.

Domiciano César:             Veinte años. Hijo pequeño de

Vespasiano, ni tan brillante ni tan

popular.

 

EN LA REGIÓN 1 (SECTOR DE LA PUERTA CAPENA)

Décimo Camilo Vero: Un senador millonario.

Julia Justa: Noble esposa del senador.

Helena Justina: Hija del senador. Veintitrés años y

recientemente divorciada: una joven

sensata.

Publio Camilo Meto: Hermano pequeño del senador,

dedicado al comercio de importación

y exportación.

Sosia Camilina: Hija de Meto. Dieciséis años. Rubia,

hermosa y, por consiguiente, sin la

obligación de ser sensata.

Naisa: Doncella de Helena Justina que

siempre tiene los ojos muy abiertos.

Gneo Atio Pertinax: Funcionario de poca categoría con

rango de edil (interés específico: la

disciplina).

 

EN LA REGIÓN XIII (SECTOR AVENTINO)

Marco Didio Falco: Investigador privado. Republicano.

Madre de Falco: Una madre con opiniones sobre lo

divino y lo humano.

Didio Festo: Hermano de Falco. Héroe nacional

(difunto).

Marcia: Tres años. Hija del hermano de Falco.

Petronio Longo: Capitán de la patrulla de la guardia del

Aventino.

Lenia: Lavandera.

Esmaracto: Especulador inmobiliario y propietario

de una escuela de formación de

gladiadores.

 

EN OTROS SECTORES DE ROMA

Astia: Mujer de un transportista, algo ligera

de cascos.

Julio Frontino: Capitán de la guardia pretoriana.

Glauco: Cilicio propietario de un gimnasio

respetable: un personaje insólito.

Escanciador de vino caliente: (Apestoso)

Vigilante: (Borracho)

Caballo del jardinero: (Propensiones desconocidas)

 

EN BRITANIA

 

Gayo Flavio Hilaris: Procurador imperial a cargo de las

finanzas; sus responsabilidades incluyen

las minas de plata.

Elia Camila: Esposa del procurador y hermana más

joven del senador Camilo Vero y de su

hermano Publio.

Rufrio Vitalis: Ex centurión de la Segunda Legión

Augusta que vive retirado en Isca

Dumnonioro.

  1. Claudio Trifero: Britano. Contratista que administra la

mina imperial de plata en Vebioduno,

en las colinas de Mendip.

Cornix: Sádico. Capataz a cargo de los esclavos

en la mina imperial de plata.

Simplex: Oficial médico de la Segunda Legión

Augusta en Glevo (interés específico: la

cirugía).

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

 

Roma: año 70 de nuestra era.

Una ciudad presa de la confusión, pues la muerte de Nerón puso fin a la dinastía gobernante fundada por Augusto.

Una ciudad que rigió un inmenso imperio: la mayor parte de Europa, el norte de África y zonas de Oriente Medio. El emperador Claudio (con la ayuda de un general joven y desconocido que respondía al nombre de Vespasiano) incluso ocupó posiciones en un lugar salvaje que los romanos consideraron con absoluto horror: ¡Britania! Treinta años después Vespasiano triunfó en la lucha por el poder acaecida a la muerte de Nerón. Todo esto costó a Roma una encarnizada guerra civil. El imperio quedó dominado por el caos. El erario estaba en bancarrota. Vespasiano se enfrentó a la necesidad apremiante de convencer a sus críticos de que tanto él como sus dos hijos —Tito y Domiciano— representaban la mayor esperanza de buen gobierno y de paz.

Simultáneamente, en Britania, que sin prisa pero sin pausa se recuperaba de la rebelión de la reina Boadicea, la relajada administración de Nerón se había cobrado su precio. Se cedieron a contratistas locales importantes derechos de explotación de minerales, incluida la administración de la principal mina imperial de plata en las colinas de Mendip. Las minas no estaban correctamente controladas: cuatro lingotes robados, que en el primer siglo de nuestra era fueron franqueados desde Charterhouse, han aparecido ocultos bajo un montón de piedras. ¿Quién los robó y los escondió tan bien, y luego no regresó a recogerlos? ¿De qué manera este fraude perpetrado a tanta distancia afectó al nuevo emperador Vespasiano, que luchaba en Roma por mantener su posición?

Marco Didio Falco —que estaba en contra de los emperadores aunque de manera privada servía al estado— sabía la verdad…

 

(Visited 668 time, 9 visit today)