Inicio » AYUDA » Descarga de Libros » La República de Trapalanda – Marco Denevi

La República de Trapalanda – Marco Denevi

Presiona aquí para descargar el libro La República de Trapalanda>>

La Republica de TrapalandaTrapalanda vendría a ser, pues, un país donde se habla mucho y se miente mucho. Por supuesto, ese país no existe. Más bien, no existe ningún país que merezca llamarse Trapalanda aunque en todos haya charlatanes y mentirosos.

Lee las primeras páginas de este libro online>>

Trapalanda, síncopa de Trapalalanda, significa “tierra de trápalas”. Es un falso topónimo que inventó no sé quién con toda la intención de insultar o de mofarse.

En efecto, el vocablo “trápala”, hoy en desuso, más conocido o más recordado por su aumentativo, “trapalón”, que todavía sobrevive en algunas novelas españolas del siglo XIX, reúne varias acepciones que se refieren, todas, a una verborragia sin fundamento ni sustancia cuando no decididamente embustera.

Trapalanda vendría a ser, pues, un país donde se habla mucho y se miente mucho. Por supuesto, ese país no existe. Más bien, no existe ningún país que merezca llamarse Trapalanda aunque en todos haya charlatanes y mentirosos.

Habría dos excepciones: según una fama acaso injusta, la nación nómade de los gitanos. Y, según un consenso generalizado entre la gente sencilla, la comunidad internacional de los políticos. ¿Hay una tercera excepción? ¿De qué país hablo en este libro?

De la República Argentina.

¿Así que la República Argentina es una nación de trápalas? Que los argentinos no se indignen. Que, a lo menos, posterguen su cólera. Si se resignan a leer mi libro, verán que el sobrenombre de Trapalanda, aplicado a nuestro país, lejos de agraviarlo debiera ser un motivo de orgullo. La mayoría de nosotros desciende de españoles o de italianos, dos pueblos reacios al laconismo. La herencia genética, pues, nos dotó de labia, lo cual no es un pecado. Después la historia nos educó para que pusiéramos el culto de la palabra al servicio de fábulas y de mitos, que

aunque sean adulteraciones de una verdad menos poética no son, en rigor, mentiras. Nuestra moral no tiene por qué sentirse injuriada.

Las fábulas y los mitos responden a apetencias profundas y legítimas de los seres humanos. Cuando la realidad les resulta ininteligible o temible, los hombres la sustituyen por otra realidad mental y verbal reelaborada que ellos puedan comprender o que les quite el temor. Después de Freud, a nadie se le ocurriría acusarlos, por eso, de mendaces.

Por lo demás, hay fábulas crueles y fábulas risueñas, mitos sombríos y mitos luminosos. Las fábulas y los mitos argentinos no pertenecen al reino de Calibán sino al de Ariel.

En una obra de teatro de Aldous Huxley un personaje, médico psiquiatra, le dice a otro personaje, condenado en la ficción dramática a morir en la horca, que para reconciliarse con la realidad debemos aceptarla tal cual es, consejo nada fácil de seguir por quien tiene un pie en el patíbulo.

Los argentinos habitantes de las grandes ciudades, que son el noventa por ciento de la población, y en especial

los habitantes de Buenos Aires y de sus ciudades satélites, que son el cincuenta, condenados no a morir en la horca sino a vivir en una realidad que nos abruma, hemos hecho las paces con otra realidad fantaseada y quimerizada.

República Argentina que reside en nuestros sueños y en nuestras palabras, Trapalanda vendría a ser la Utopía que nos propusimos como modelo. Y está bien que un pueblo se forje un modelo utópico: es la señal de su altura de miras y el síntoma de que sus ambiciones no son mezquinas. Sólo las grandes almas conciben ideales inalcanzables.

Pero una cosa es querer aproximarse al modelo aun a sabiendas de que nunca se coincidirá con él y otra cosa es darlo por hecho. Los argentinos hemos pretendido vivir como si ya poblásemos la Utopía de nuestras ensoñaciones y de nuestros discursos. Ese sí fue nuestro pecado contra el amor.

(Visited 391 time, 14 visit today)