Inicio » AYUDA » Descarga de Libros » El Amor Propio De Juanito Osuna – Miguel Delibes

El Amor Propio De Juanito Osuna – Miguel Delibes

Presiona aquí para descargar el libro El Amor Propio De Juanito Osuna>>

miguel delibesPertenece al libro de Miguel Delibes “La Mortaja” que contiene 9 cuentos.

Existe entre los cazadores, como en otras muchas facetas de la vida, la figura del fanfarrón, aquél que gusta de vocear sus éxitos cuando los logra, humillando a sus compañeros de cuadrilla, pero silencia sus fracasos e incluso se molesta si alguien se los recuerda.

Uno de estos personajes es el que nos presenta Delibes -gran aficionado a la caza y por ello buen conocedor de los ambientes que en esta actividad se respiran- en El amor propio de Juanito Osuna, un breve relato de carácter irónico.

En El amor propio de Juanito Osuna, Delibes ejecuta una parodia de sus compañeros de partida, de aquellos cazadores que se toman esta actividad como una competición entre ellos en la que triunfa quién logra más piezas. Y todo ello con objeto de presumir ante sus conocidos al regreso, aunque cuando el día no se ha dado bien esconde la cabeza bajo el ala como el avestruz.

Lee las primeras páginas de este libro online>>

Eso sí, Juanito Osuna es amigo de sus amigos; créame es un tipo estupendo. Le contaría de él y no acabaría Juanito Osuna se entera en París de que uno está en un aprieto en Madrid y se coge el primer avión. Eso, fijo. Nada le digo en lo tocante a dinero. Ya de chico era igual. Mi amistad con Juanito Osuna viene desde que éramos así. Es un caso de voluntad este muchacho. ¿Qué? Sí, ahora andará por los cincuenta y uno. Es un tipo estupendo, Juanito. Y habrá usted notado que es fuerte. De muchacho ya era así. De un mamporro tumbaba al más guapo. ¡Qué manos! Son como mazas. Lo habrá usted advertido. En el Colegio, el profesor de gimnasia se sentía disminuido. Ejercicio que proponía, Juanito Osuna lo mejoraba. ¡Había que verle en las salidas de paralelas! Ahora ha engordado un poco, pero sigue fuerte el condenado. Se habrá usted fijado en las manos. Dan miedo. Eso si, nunca las empleó con ventaja. Juanito tiene un exacto sentido de la justicia. Pero por encima de todo, incluso de la justicia, pone Juanito Osuna la amistad. Juanito Osuna se entera en París de que está usted en un aprieto en Madrid y se agarra, sin más, el primer avión. Yo con Juanito Osuna, qué le voy a decir, una amistad fraternal. Anduvimos juntos desde que nacimos. Juanito Osuna es hijo de uno de los más grandes terratenientes extremeños, don Donato Osuna. Ella era hija de la Marquesa de Encina; un Osuna con una Castro-Bembibre; dos fortunas. Ella era una mujer original, pero estaba completamente loca; la daba miedo dormirse; era capaz de traer en jaque a toda la casa con tal de no acostarse. Así ha salido Juanito.

Juanito Osuna lo que quiera de generosidad y corrección, pero está completamente loco. Es una pena que no se quede usted más tiempo; le conocería bien. Esto de hoy no ha sido más que una muestra. Pero Juanito las gasta así. Cuando la guerra lo pasó mal. Salvó la piel gracias al hijo de un criado a quien don Donato Osuna hizo operar por su cuenta en la mejor clínica de Madrid. Créame, los Osuna nunca miraron el dinero. Si usted saca una conversación en que se roce el dinero delante de Juanito Osuna, le dirá que es una ordinariez. Pero en la guerra lo pasó mal. Tuvo mala suerte, le requisaron los dos coches y él anduvo movilizado. Mal. Pasó muchas privaciones. ¿Eh? Sí, creo que en Sanidad, pero de soldado raso, no se vaya usted a pensar. Imagínese a un Osuna con el caqui, un despropósito. Lo pasó mal; verdaderamente mal. Pero él es fuerte. Ya ve, a los cincuenta y uno continúa haciendo gimnasia sueca todas las mañanas. Juanito Osuna es un caso de voluntad. Y es fuerte.

(Visited 399 time, 20 visit today)